Jimmy García, le apuesta a la innovación tecnológica como herramienta de dinamización económica

f4Este chocoano, padre de dos hijos e ingeniero se sistemas de la Universidad Libre, vivió durante 17 años en Medellín donde se desempeñó como docente de tecnología e informática en barrios populares de esta ciudad. “Allí me enamoré de la robótica y me di cuenta como ésta transformó a los jóvenes del club de robótica que se formó; los alejo de las calles, mejoraron su rendimiento académico, su disciplina, su compromiso y trabajo en equipo que los llevó a la construcción de un proyecto de vida”, afirma con vehemencia.

Regreso a Quibdó y desde su Centro de Innovación encontró en la tecnología un aliado estratégico para dinamizar la economía local y regional. Jimmy expresa: “Hoy el mundo solicita personal calificado en las ciencias de la tecnología, desarrollo de software, innovación e investigación, lo que le permite a nuestras jóvenes en un futuro tener una proyección laboral que les permita tener una mejor calidad de vida”, reiteró.

El Centro de Innovación tiene tres líneas estratégicas enfocadas a desarrollar en niños y jóvenes, capacidades y competencias en ciencia y tecnología, para que asuman crítica y propositivamente los desafíos de la región.

Estas líneas son la Escuela de robótica, el laboratorio de fabricación y Aerofilms. La Escuela, es ese espacio en donde se prende el bombillo, donde se genera la inquietud, donde surge una idea a partir de unas necesidades, buscando que ellos puedan plantear alternativas de solución a las problemáticas locales. El laboratorio es donde se materializa lo que lo niños y jóvenes idearon en la escuela; así termina un ciclo en donde se piensa, se diseña y se construye.

Por su parte, Aerofilms es una empresa anexa donde se ofrece servicios de captura de imágenes con drones (fotografía, video), y se generar productos como cartografías aéreas y fotogrametrías para empresas de ingeniería civil y ambientales.

La escuela ha formado cerca de 200 niños, de los cuales el 30 están becados por organizaciones aliadas, y trabajan en los tres ciclos: primaria, secundaria y universitarios.

“Mi sueño es que el Centro de Innovación se convierta en un referente de cambio para el departamento en donde las inquietudes y problemáticas se conviertan en soluciones. Además, lograr alianzas nacionales e internacionales que nos permitan escalar y hacerle entender a los niños y jóvenes de la región -que el cambio depende de uno mismo y no de los políticos o las voluntades ajenas-, concluyó Jimmy.